…la nuestra será siempre, por fortuna, una historia inconclusa.

Por eso tenemos que seguir soñando, leyendo y escribiendo, la más eficaz manera que hayamos encontrado de aliviar nuestra condición perecedera, de derrotar la carcoma del tiempo

y de convertir en posible lo imposible.

M. V. Llosa